PALADÍN DE LA LIBERTAD

JUAN MANUEL MARCOS POETA
 

 POR

 

 

ALAIN SAINT-SAËNS

MEMBRO CORRESPONDIENTE
DE LA ACADEMIA DE LETRAS

(Bahia, Brasil)

 

Foto: Vicente Marsal

Juan Manuel Marcos en 1973
delante la Universidad Católica de Asunción (Paraguay)
 

 ISBN: 978-1-937030-
 páginas; 14 fotos; bibliografía; índice.

Cristina Boselli y Alain Saint-Saëns

Cristina Boselli, Alain Saint-Saëns, Juan Manuel Marcos y Juan Enrique Fischer

Alain Saint-Saëns explicando su aproximación metodológica
 en Paladín de la libertad (diciembre de 2015)

Lanzamiento de Paladín de la libertad (versión francesa)
en Asunción, Paraguay
 (diciembre de 2015)


'
Brillante ensayo crítico, el nuevo libro de Alain Saint-Saëns dedicado a la poesía de  Juan Manuel Marcos, es al mismo tiempo una incursión apasionante dentro de la historia literaria, cultural y política del Paraguay del siglo XX. Gracias a la cultura impresionante, la sensibilidad poética y el talento evidente de Alain Saint-Saëns, sus lectores descubrirán no solamente la poesía potente, noble y bella de Juan Manuel Marcos, sin duda una de las más ricas hojas de la historia literaria paraguaya, pero aún escucharán los latidos propios del corazón paraguayo, que solamente los poetas saben captar y transmitir'.

Prof. Dra. Ilinca Ilian
Profesora de Literaturas Latinoamericanas,
Universidad de Timisoara,
Rumania

Ilinca Ilian

'El estudio histórico, literario, musical e iconográfico de Alain Saint-Saëns es magnífico y hará época: no solamente ilumina y enriquece la lectura de una obra poética variada y multiforme, pero sobre todo alza a su autor Juan Manuel Marcos a su puesto merecido en el panteón de los poetas paraguayos contemporáneos y alumbra definitivamente el sentido de su lucha a favor de la verdad y la libertad'.

Prof. Dr. Juan Enrique Fischer
Profesor de Historia de América Latina,
Diplomado de la Escuela
 de Ciencias Políticas de París,
Ex Embajador de Uruguay en el Paraguay

 

EX EMBAJADOR JUAN ENRIQUE FISCHER Y ALAIN SAINT-SAËNS

'Alain Saint-Saëns, quien muestra una maestría pasmosa, maneja con destreza una amplia gama de fuentes primarias y secundarias, al unir textos literarios varios y artículos académicos especializados con el análisis de correspondencias y entrevistas dirigidas más frecuentemente por él mismo. Una documentación meticulosamente escogida, notas abundantes y juiciosas, una bibliografía imponente confieren a Paladín de la libertad una densidad académica rigurosa e impresionante. Al mismo tiempo, Alain Saint-Saëns sabe dar vida a su estudio al insertar adentro relatos emocionantes de las peripecias de la acción y la creación de Juan Manuel Marcos y sus contemporáneos. Combinando análisis académico metódico, lectura explicativa de los textos poéticos e investigación biográfica, el libro magnífico de Alain Saint-Saëns debería agradar a todo tipo de lectores. Desde ya se anuncia como fundamental para una mejor comprensión de la cultura paraguaya en general, y de la poesía y prosa de Juan Manuel Marcos en particular'.

Prof. Dra. Dina Odnopozova
Universidad de Yale,
EE.UU. 

DINA ODNOPOZOVA CON ALAIN SAINT-SAËNS

 

'Te felicito, Alain, por este magnífico libro, una gran interpretación biográfica y poética, a la altura de El viajero inmóvil de Emi Rodríguez Monegal, y quizá el mejor en su género de toda la literatura paraguaya.  Servirá para fijar un modelo y un referente imprescindible para las nuevas generaciones,  por la minuciosidad de su investigación, por su impecable estilo académico, por la amplitud de su visión estética e histórica, y por su intenso impacto emocional, que solo puede compararse al de un misil Tomahawk. Un fraterno abrazo, con mi profunda gratitud'.

Juan Manuel Marcos
Poeta, autor de
Poemas (1970),
La víspera encendida (1979),
Poemas y canciones (1987);
novelista,autor

 de
El invierno de Gunter (1987).

 


JUAN MANUEL MARCOS Y ALAIN SAINT-SAËNS

Sexto Simposio Internacional de Humanidades

(Asunción, Paraguay, 11-13 de agosto de 2015)

'Las cinco ‘Elegías’, más allá del homenaje del poeta paraguayo al poeta chileno, son los cinco dedos de la mano izquierda de Víctor Jara que el verdugo cortó, y los cinco ‘Cantos de victoria’ de Juan Manuel Marcos son los cinco dedos de la mano derecha de Víctor Jara que fueron amputados brutalmente'.

 

'De la misma manera que el historiador de arte quiere descubrir el cuadro bajo el cuadro gracias al uso de la técnica de la radiografía, Juan Manuel Marcos invita a una lectura del texto bajo el texto que, lejos de ser secundaria, es la clave para entender su obra poética.  Fundamentales, en este sentido, son dos de sus poesías: la ‘Segunda elegía a Víctor Jara’ y la ‘Cuarta elegía a Víctor Jara’, en las cuales Juan Manuel Marcos dialoga con Pablo Neruda. Así, cuando Juan Manuel Marcos, en su ‘Segunda elegía’ declara: ‘Me llamo Víctor Jara’, es el que habla – y hay que entender: ‘Me llamo Juan Manuel Marcos’ – y, al mismo tiempo, hay que oír la voz poética original en el fondo: ‘Me llamo Pablo Neruda’, como en el poema de éste, ‘Barrio sin luz’: ‘Buenos días, ¿puedo pasar? Me llamo Pablo Neruda. Soy poeta’.


 

JUAN MANUEL MARCOS Y EMILIO PÉREZ CHAVES
EN EL CONGRESO JUARISTA DE LA JUVENTUD EN MÉXICO EN 1972.

JUAN MANUEL MARCOS, SU ESPOSA GRETA
 Y SU HIJO SERGIO EN PARÍS, FRANCIA, EN 1979.

JUAN MANUEL MARCOS EN PUERTO PRESIDENTE STROESSNER,
(HOY CIUDAD DEL ESTE) EN 1969.

JUAN MANUEL MARCOS EN STILLWATER, EE.UU. DURANTE
EL CONGRESO SOBRE JULIO CORTÁZAR EN 1986.

ALAIN SAINT-SAËNS,

Editor de la Revista de Ciencias Humanas

 Discurso Literario,

con JUAN MANUEL MARCOS,

Fundador y Director

 de la Revista Discurso Literario desde 1983,

Sexto Simposio Internacional de Humanidades

(Asunción, Paraguay, 13 de agosto de 2015)

 


 ALAIN SAINT-SAËNS Y JUAN MANUEL MARCOS

HOMENAJE A ALBERT CAMÚS

6 DE DICIEMBRE DE 2013, ASUNCIÓN, PARAGUAY
 


PREFACIO

 Paladín de la libertad de Alain Saint-Saëns:

Los latidos del corazón paraguayo.

 

Brillante ensayo crítico, el nuevo libro de Alain Saint-Saëns dedicado a la poesía de  Juan Manuel Marcos, es al mismo tiempo una incursión apasionante dentro de la historia literaria, cultural y política del Paraguay del siglo XX.  El hilo conductor es la trayectoria lírica del gran hombre de cultura que es el Presidente de la Universidad del Norte en Asunción, militante temerario contra la injusticia durante los años de opresión, distinguido universitario en exilio y autor de la novela del Postboom latinoamericano traducido en más de cuarenta idiomas, El invierno de Gunter. Sin embargo, esta lectura aguda y atenta quedaría quizá confinada al único círculo de críticos y escritores paraguayos, si no se acompañaba de una capacidad inigualable para pintar el mundo literario y cultural de Juan Manuel Marcos. Los lectores extranjeros tomarán ventaja así de una introducción cautivadora a una de las culturas menos conocidas de América Latina.

Aunque poco común, no es singular que la mirada de un extranjero, por lo tanto como tenga sensibilidad y talento, llegue a distinguir más claramente que los autóctonos orientaciones mayores y matices de la cultura de su país de adopción. El recién llegado observa con más agudeza, entreve con menos prejuicios, capta la esencia sin los impedimentos debidos a las tradiciones de todo tipo. Además, Alain Saint-Saëns quizás sea más habilitado en entender las líneas principales de la poesía paraguaya del siglo XX por el hecho de ser poeta él mismo habla el lenguaje universal de los poetas, lo que le permite estudiar el fenómeno lírico paraguayo no como una hoja fría de la historia literaria nacional, pero más bien como un vasto campo de imágenes y sonoridades con resonancia expresiva sobre su propio universo creador.  

Organizado en tres partes, el libro abre sobre un análisis convincente de la tradición literaria que permite la aparición de la generación de Juan Manuel Marcos, en un país donde la expresión poética bajo su forma más sencilla surgió más tarde que en otros lugares. Según Juan Manuel Marcos, no se puede hablar verdaderamente de poesía paraguaya antes de los años 40. Hérib Campos Cervera primero, Elvio Romero y José María Gómez Sanjurjo después, son las grandes figuras de esta corriente fundadora influida por los poetas españoles de la famosa Generación del 27. Ya prefigura, sobre todo con la poesía de Elvio Romero, un rasgo específico de la poesía paraguaya ulterior, es decir su profundo compromiso social. Cabe destacar que en este país que a lo largo del siglo XX ha conocido la dictadura más larga de América Latina, los escritores no han tenido el hábito de refugiarse en territorios imaginarios, donde los encantos de la estética pura y la sofisticación de la escritura hubieran podido servirles como escudo para protegerse de una realidad cotidiana más bien atroz.

La generación de Juan Manuel Marcos va a rechazar el fatalismo de Jean-Paul Sartre, quien confina el poder de los escritores dentro de la esfera restringida de los intercambios librescos, para abrazar la perspectiva más abierta de Albert Camus dignificando dentro de la comunidad el oficio de escritor quien se pone al servicio de la verdad y la libertad. El Paraguay de los años 60 y 70, que son los de la adolescencia y la formación intelectual de Juan Manuel Marcos, no marca ningún relativismo destructivo hacia las nociones defendidas por Albert Camus. Al contrario, los escritores jóvenes quienes alcanzan la mayoría de edad cerca del fin de los años sesenta rápidamente toman conciencia que tendrán que ir más adelante que sus maestros, y que los únicos esfuerzos para ganar la libertad interior por el intermediario de la cultura ya no serán suficientes, pues, las circunstancias piden ahora un compromiso más activo en la vida de la ciudad. Si el lema de uno de los maestros de la generación de los años 1950, el Padre César Alonso de las Heras, era ‘la redención del Paraguay a través de la cultura’, sus alumnos no tienen ni otra opción que modificar su curso hacia el militantismo político y cultural.

Es por cierto el programa formulado por Emilio Pérez Chaves, uno de los poetas fundadores de la revista Criterio, que sirve de tribuna para esta nueva generación de escritores de la cual Juan Manuel Marcos hace parte. Estos hijos no son parricidos: los que colaboran a Criterio veneran a sus maestros de la generación de los años 1940, como a los españoles de la Generación del 27 quienes fueron sus modelos, y tienen relaciones muy fraternas con los escritores de la generación de los años 50, de la cual Rubén Barreiro Saguier es el más eminente representante. Varios factores se deben tener en cuenta, que incitan al lector a preguntarse sobre esta dinámica no competitiva entre las generaciones: las dimensiones reducidas del Paraguay y su capital, Asunción, las pruebas históricas que marcaron este pueblo noble y orgulloso, y la juventud relativa de su cultura nacional.

Si la primera parte del libro de Alain Saint-Saëns representaba sea para un público extranjero, sea para  paraguayos poco al tanto, una excelente introducción a la poesía y la vida literaria paraguaya durante la dictadura estronista, la segunda parte se orienta más hacia evocaciones inesperadas de episodios de la historia de este joven país que tuvo que sufrir numerosas tragedias  desde su creación a principio del siglo XIX. Estas referencias a la realidad paraguaya están debidas esencialmente al hecho de que el universo poético de Juan Manuel Marcos tiene como núcleo central el tema de la patria, cuyas virtudes y desgracias parecen hacer trabajar el imaginario del poeta sin descanso. Alain Saint-Saëns, por su parte, deja adivinar una fascinación similar por su país de adopción que le inspiró numerosas obras literarias, dentro de las cuales los poemas reunidos en el poemario Infancias bajo los lapachos, la novela Hijos de la patria, y las obras de teatro escritas en español, Pecados de mi pueblo, Romeo y Julieta en el Marzo Paraguayo, Soledad. Vida y muerte de una poeta, adaptación de la novela de Juan Manuel Marcos, El invierno de Gunter, y Ña Celestina.  

Es indubitable que el crítico literario francés tiene, como historiador, un conocimiento profundo de los episodios aterradores de la Guerra de la Triple Alianza y que por eso lee con una atención incrementada y una sensibilidad muy particular los versos que Juan Manuel Marcos dedica a Francisco Solano López, el héroe ambiguo de esta guerra sin misericordia, una de las más mortíferas de la Historia Contemporánea. Es muy significativo que, en una época cuando el régimen de Stroessner rinde un culto hipócrita e interesado al Mariscal de la Guerra Grande del Paraguay para justificar mejor su dictadura, Juan Manuel Marcos continúa viendo en Francisco Solano López el héroe paradigmático del Paraguay, y que declara sin ambages en un poema que la Patria nace el día de la muerte heroica del Mariscal Presidente en la Batalla de Cerro Corá el 1° de marzo de 1870. El lugar central que este personaje histórico ocupa en el imaginario paraguayo es la única explicación plausible para entender el papel que juega, de un lado, en la propaganda nacionalista de Stroessner y, de otro lado, en la imaginación creatriz de los poetas víctimas de este régimen totalitario.

Patriota ejemplar, Juan Manuel Marcos, quien va a conocer la agonía del exilio, jamás se separó totalmente de su país, pues, como lo observa con sagacidad Alain Saint-Saëns, ha llevado su patria consigo. Al tomar el camino del exilio, el poeta declara a su país: ‘Me iré, pero contigo./Manera de quedarse’. El crítico indica la coincidencia de vista de Juan Manuel Marcos con otros escritores paraguayos expulsados de su país por el tirano, entre ellos Rubén Bareiro Saguier quien responde a la injusticia por la paradoja – ‘Cuando te destierran/Te sacan toda la tierra/Porque el resto de la tierra/La tierra entera/No es ni un ínfimo pedazo/De tu propia tierra’– y Augusto Roa Bastos quien contesta con un pellizco de humor amargado al dictador, al recordar una imagen sútil del periodista norteamericano Ambrose Bierce: ‘un exiliado […] es el ciudadano que sirve a su país viviendo en el extranjero, sin ser un embajador’.

Juan Manuel Marcos, también él ha asumido este cargo honorífico de embajador de la cultura paraguaya durante sus años de alejamiento en España y en los Estados Unidos y mostró, según las menciones precisas y sugerentes de su crítico, de una generosidad y un sentido de gratitud y amistad remarcables en todos los aspectos. Saint-Saëns logra pintar un retrato moral convincente de Juan Manuel Marcos recurriendo a las fuentes más diversas, desde documentos de archivos y cartas intercambiadas entre escritores en esa época, entrevistas con testigos y parte interesada en esos años, hasta dedicatorias de libros y numerosos correos electrónicos entre el poeta paraguayo y él.

De otro lado, la extensa cultura de Alain Saint-Saëns le permite concebir los paralelos más fascinantes entre los versos del poeta paraguayo y fenómenos culturales varios, sean musicales, plásticos, literarios o históricos.  Se puede mencionar así el acercamiento entre el poema ‘Cincuenta veces cincuenta’ y la Quinta Sinfonía de Mahler, la analogía entre el ‘Primer poema de la Embajada’ y La persistencia de la memoria de Salvador Dalí, o la sucesión de los ecos históricos y literarios que el crítico enumera a partir de los versos del poema ‘A la residenta’, esta mujer paraguaya resistente durante la Guerra de la Triple Alianza: ‘Residenta doliente, residenta callada./Prosigue tu raquítica y larga y vaga marcha’. Abre las puertas del imaginario sobre marchas siniestras que jalonaron la Historia, sea la Larga Marcha de las tropas de Mao Zedong en los años 1934-35 huyendo de los soldados del Kuomitang, la Anábasis  del Ejército de los Diez Mil en la Grecia antigua narrada por Jenofonte, el éxodo hacia Francia de los combatientes republicanos y sus familias al final de la Guerra Civil Española relatado por el propio padre de Juan Manuel Marcos, la retirada de Rusia de los soldados franceses de la Grande Armée napoleónica, o aún el camino extenuante a la muerte de los prisioneros de los campos de exterminio nazis evocados por Elie Wiesel en su novela La noche.

En ciertos pasajes, el análisis de Alain Saint-Saëns se pone verdaderamente electrizante. Es el caso, por ejemplo, de la puesta de relieve de los lazos que unen una de las metáforas centrales de la poesía de Juan Manuel Marcos, el fuego, con los traumatismos provocados por este elemento en la historia del Paraguay. Desde el incendio horroroso del hospital de Piribebuy y la hoguera de la Batalla de Acosta Ñu por los brasileños durante la Guerra de la Triple Alianza en agosto de 1869, hasta el incendio criminal indignante del supermercado ‘Ycuá Bolaños’ en agosto del año 2004, Alain Saint-Saëns destaca toda una serie de hogueras terribles que abrasan literalmente el imaginario poético de los paraguayos. El propio autor de esta monografia sobre Juan Manuel Marcos no duda en citar aún unos de sus versos escritos bajo el impacto de las tragedias ardientes de su país de adopción para apoyar mejor su demostración.

Otros momentos magníficos de este estudio tan deslumbrante como impresionante, están ligados, por un lado, al comentario exhaustivo y cargado de emoción de la serie de cinco elegías dedicadas al cantautor chileno Víctor Jara, especie de doble fraterno de Juan Manuel Marcos, poemas que Alain Saint-Saëns califica con términos dramáticos y conmovedores – ‘Más que un homenaje del poeta paraguayo al poeta chileno, las elegías de Juan Manuel Marcos son los cinco dedos de la mano izquierda de Víctor Jara que el verdugo cortó’– y, por otro lado, al diálogo poético que el joven poeta paraguayo Juan Manuel Marcos establece a través de sus poemas con el gran poeta chileno y vocero de América Latina, Pablo Neruda. Las bases de este intercambio fecundo son su irreprimible fe en la libertad y un optimismo a toda prueba que, en los años oscuros de la Guerra Fría y el Plan Condor en América del Sur, no pueden sino estar calificadas de heroicos. El crítico literario recalca que el papel que Juan Manuel Marcos se concibe como poeta sin duda es ‘el de guardia de la memoria de su pueblo, tanto de la gesta de los ‘héroes caídos’ como ‘la historia de los débiles’.

Alain Saint-Saëns subraya con razón, en la tercera parte de su libro, un rasgo distintivo paraguayo bastante notable dentro el contexto latinoamericano: la primacia de la música y el papel esencial jugado por el compositor creador de la guaranía, José Asunción Flores, que Augusto Roa Bastos afirmaba ser ‘el Maestro de Vida’ de todos sus compatriotas. Para la generación poética de Juan Manuel Marcos, la música en general y la guaranía en particular cumpliran una función central, pues, al asumir el papel de letrista de canciones, estos poetas van  a colaborar directamente con músicos en una aspiración común, la de ganar una audiencia más amplia a la causa de la libertad. Para estos artistas que abrazan el ideal revolucionario del ‘hombre nuevo’, la libertad está muy lejos de tener solamente unas meras significaciones anti-sistémicas como en otros lugares; representa principalmente la insumisión total frente al régimen dictatorial. Las represalias arriesgadas por estos creadores jóvenes tampoco son insignificantes: van de la expulsión del país y el castigo del exilio que afecta a Juan Manuel Marcos y  a muchos otros, hasta la tortura brutal e inhumana y la eliminación física sin rodeos ni vuelta atrás.

Es evidente, en definitiva, que el respeto crítico y la admiración sincera que Alain Saint-Saëns manifiesta hacia la obra del poeta Juan Manuel Marcos proceden también de comportamientos humanos y poéticos que los dos hombres comparten, es decir, la atención hacia su prójimo, la capacidad de compromiso cívico, y el rechazo de la injusticia y la iniquidad.  Gracias a la cultura impresionante, la sensibilidad poética y el talento evidente de Alain Saint-Saëns, sus lectores descubrirán no solamente la poesía potente, noble y bella de Juan Manuel Marcos, sin duda una de las más ricas hojas de la historia literaria paraguaya, pero aún escucharán los latidos propios del corazón paraguayo, que solamente los poetas saben captar y transmitir.

                                        Prof. Dra. Ilinca Ilian
Universidad de Timisoara,
Rumania

 

 

Paladín de la libertad de Alain Saint-Saëns:
El aura poética de Juan Manuel Marcos. 

 

Alain Saint-Saëns, autor prolífico, escritor, traductor, poeta y dramaturgo es uno de los mejores especialistas de la obra literaria del escritor paraguayo Juan Manuel Marcos. Fue él quien tradujo al francés en 2011, acompañándolo de una introducción crítica, El invierno de Gunter, novela emblemática del Postboom latinoamericano traducido hasta el día de hoy a más de cuarenta idiomas, que transmitió al mundo la herencia cultural del movimiento disidente paraguayo bajo la dictadura del General Alfredo Stroessner (1954-1989).  Con su nuevo libro, Alain Saint-Saëns nos invita ahora a explorar el universo poético del Juan Manuel Marcos de antes de la  escritura de su famoso novela, y nos guía a través de las vicisitudes y los dedalos del destino de Juan Manuel Marcos que, evidentemente, van a tener repercusiones diferentes pero ciertas sobre su producción literaria.
          Como el título evocador de su ensayo lo sugiere, Alain Saint-Saëns presenta la figura de Juan Manuel Marcos, hombre de cultura, como la de un defensor valiente de la libertad, quien usa el lenguaje como su arma principal y la forma poética como una armadura para proteger su identidad propia de los ataques de la ideología de Estado. A una edad todavía joven, de 1969 a 1977, Juan Manuel Marcos llega a ser un arquitecto diligente de la oposición literaria. Con un grupo de compatriotas librepensadores, entra en disidencia, crea revistas literarias y se embarca en varios proyectos culturales que rechazan las barreras entre géneros artísticos (como el montaje teatral López, con lo cual Juan Manuel Marcos busca hacer crecer el sentimiento patriótico de sus hermanos paraguayos), e inicia un movimiento político-musical que se llamará más tarde Nuevo Cancionero. Alain Saint-Saëns con razón pone hincapié en el hecho que, durante sus años de formación, Juan Manuel Marcos va a desarrollar su propio credo filosófico: para él, arte y política están estrechamente ligados, y percibe su papel de escritor como el de un defensor activo de la libertad y la verdad. Según Alain Saint-Saëns, esta concepción filosófica del arte deriva directamente de las ideas de Albert Camus, que Juan Manuel Marcos considera como su mentor literario. Durante el período de la dictadura liberticida, la herencia ética de Albert Camus sirve de modelo a la resistencia política de los escritores, e inspira a los activistas paraguayos de la cultura para perserverar en sus esfuerzos cuyo objetivo es hacer relucir  la verdad y salvaguardar la libertad.  

Alain Saint-Saëns abre la primera parte de Paladín de la libertad con la exploración de la deuda literaria  de Juan Manuel Marcos hacia Albert Camus, y se dedica después a estudiar la relación de Juan Manuel Marcos con sus predecesores poetas y novelistas: Hérib Campos Cervera, José María Gómez Sanjurjo, Elvio Romero, Augusto Roa Bastos y Rubén Bareiro Saguier, para mencionar solamente a los más importantes. De esta manera, Alain Saint-Saëns va mucho más allá de un simple análisis comparativo de textos: establece paralelos biográficos entre las vidas y las obras de Juan Manuel Marcos, las de sus predecesores o de sus colegas escritores contemporáneos. Por ejemplo, como Rubén Bareiro Saguier, Juan Manuel Marcos fue encarcelado y desterrado de su tierra natal, transformándose en un ‘embajador literario de su querido país’ en exilio; como Hugo Rodríguez Alcalá, empieza una carrera universitaria brillante en el extranjero, en una cátedra desde la cual siembra y difunde al nivel internacional un conocimiento más amplio y una mejor comprensión de la cultura paraguaya; como Emilio Pérez Chaves y Maneco Galeano, percibe la música como un verdadero catalizador para dar toda su fuerza a la poesía.   Discutiendo de las amistades y afinidades de Juan Manuel Marcos, Alain Saint-Saëns pasa revista de los elementos biográficos de estos autores y aprecia por su valor razonable su papel en la elaboración de la cultura paraguaya en proceso de transformación. Queda claro que Paladín de la libertad puede también ser leído como una suerte de enciclopedia literaria capaz de ofrecer informaciones irreemplazables sobre el mundo cultural paraguayo y servir de obra de referencia invalorable tanto para lectores como investigadores.  Eso dicho, la escritura de Alain Saint-Saëns está en las antipodas de la de una entrada seca y abstrusa de diccionario o aún de una mera tesis doctoral con estilo ampuloso. Muy al contrario, Paladín de la libertad, plagado con demostraciones irrefutables, de pruebas persuasivas y anécdotas fascinantes, se lee como una novela cuya escritura es agradable y fluida. Por ejemplo, en la segunda parte de su libro, Alain Saint-Saëns se dedica a desencriptar los motivos que pudieron inspirar varios de los temas de la poesía de Juan Manuel Marcos, y al demarcarlos, demuestra así la importancia de momentos claves de su vida bajo los símbolos e imágenes literarias. El crítico dilucida así de manera muy convincente los procesos creadores que hacen de la muerte prematura del joven poeta René Dávalos una fuente de inspiración para celebrar el patriotismo, tomar en cuenta la realidad de la mortalidad del hombre, y definir la responsabilidad del poeta ante su pueblo. El conocimiento íntimo, casi intimista, que Alain Saint-Saëns tiene de Juan Manuel Marcos y su familia le ayuda mucho a alumbrar algunos tropos de la poesía del joven bardo paraguayo, como la personificación y feminización de su tierra natal que nacen de su relación amorosa con su esposa y el sufrimiento que le provoca la ausencia obligatoria de ésta durante su aislamiento dentro de la Embajada de México en Asunción.  

En la tercera parte de su libro, Alain Saint-Saëns explora la relación de Juan Manuel Marcos con el mundo de la música que impregna su universo poético por más de un lado. La música del Paraguay, que sea instrumental o vocal, tal y como los instrumentos típicos de su tierra natal, la guitarra y el arpa, resonan en su poesía con un ardor muy patriótico. Los ritmos y las melodías de las guaranías suscitan nostalgia en el poeta y le ponen de capa caída.  Para Juan Manuel Marcos, la música, como cualquier otro vector mediático a que se aproxima, puede convoyar la expresión de su búsqueda de la libertad y la verdad. Para el ser humano presa de la desesperación, la música es forma de resistencia y realización, como lo son las sinfonías de Mahler para Juan Manuel Marcos quien, al operar una síntesis audaz con la literatura y el cine, refuerza cuanto más su determinación. Alain Saint-Saëns, quien muestra una maestria pasmosa, maneja con destreza una amplia gama de fuentes primarias y secundarias, al unir textos literarios varios y artículos académicos especializados con el análisis de correspondencias y entrevistas dirigidas más frecuentemente por él mismo. Una documentación meticulosamente escogida, notas abundantes y juiciosas, una bibliografía imponente confieren a Paladín de la libertad una densidad académica rigurosa e impresionante. Al mismo tiempo, Alain Saint-Saëns sabe dar vida a su estudio al insertar adentro relatos emocionantes de las peripecias de la acción y la creación de Juan Manuel Marcos y sus contemporáneos. Combinando análisis académico metódico, lectura explicativa de los textos poéticos e investigación biográfica, el libro magnífico de Alain Saint-Saëns debería agradar a todo tipo de lectores. Desde ya se anuncia como fundamental para una mejor comprensión de la cultura paraguaya en general, y de la poesía y prosa de Juan Manuel Marcos en particular. En fin, ya que Paladín de la libertad estuvo originalmente escrito en francés – el idioma que, según Pascale Casanova, prevalece en La República mundial de las Letras – no hay duda que sirva de vehículo ahora también en español para reconocer y esparcir el aura poética de Juan Manuel Marcos más allá de las fronteras culturales.

Prof. Dra. Dina Odnopozova
Universidad de Yale,
EE.UU.

Juan Manuel Marcos poeta:

El arte al servicio de la verdad y la libertad.

 

'Juan Manuel Marcos, autor paraguayo de la novela fundamental El invierno de Gunter, hace parte de estos escritores quienes, como William Faulkner y Augusto Roa Bastos, pasaron por un período sustancial de creación literaria como poetas antes de alcanzar su cénit como novelistas. Sobre este tema, el profesor universitario y crítico literario Alain Saint-Saëns llevó a cabo, con su libro titulado Paladín de la libertad. Juan Manuel Marcos poeta, un asombroso trabajo de investigación dedicado al período de creación más bien poético de Juan Manuel Marcos que transcurre de 1969 a 1977 y precede la génesis de su obra novelística trascendente.

Escrito originalmente en idioma francés, este estudio, cuyo contenido es eminentemente rico, nos ofrece así toda la amplitud de la perspectiva propia a ese universo cultural. A partir de una lista meticulosa de fuentes tanto orales como escritas, Alain Saint-Saëns reconstruye el proceso de formación de la personalidad poética de Juan Manuel Marcos, sus primeras influencias, su entorno intelectual y su militancia cultural. Las citas en las notas al pie de página revelan el rigor científico impecable del planteamiento de Alain Saint-Saëns, que acompañan un conocimiento íntimo y un dominio profundo de la lengua española.

Alain Saint-Saëns demuestra que, desde su adolescencia, Juan Manuel Marcos definió un punto de partida inicial ético para su misión como poeta, perfectamente similar a la del escritor Albert Camus, por el cual el poeta paraguayo reconoce tener una admiración sin límites: el arte debe estar al servicio de la verdad y la libertad. En un tiempo cuando el país de Juan Manuel Marcos, sus compatriotas, su vida cotidiana y sus esperanzas están sometidos a años interminables de oscurantismo y represión bajo la dictadura militar, la alienación de la libertad, en el alma sensible del poeta, está en el centro de su inquietud existencial. La cultura se transforma por eso en un instrumento de lucha al servicio de una recuperación futura del destino interrumpido de su patria.

A partir de este momento, Juan Manuel Marcos desplega una actividad creadora intensa en varias revistas literarias en colaboración con otros intelectuales comprometidos. En particular, es uno de los líderes del movimiento político-musical que llamarán el Nuevo Cancionero, a lo cual lleva toda la fuerza de sus textos en canciones de protesta. Como bien lo muestra Alain Saint-Saëns, a causa de su compromiso sufrirá la cárcel y la tortura, antes de estar confinado durante muchos meses dentro de la Embajada de México en Asunción y ser forzado a continuación a ir en exilio a España primero y después a los Estados Unidos. En esa última destinación, Juan Manuel Marcos se desarrollará como un profesor universitario talentoso en los Estados de Oklahoma y California en América del Norte. Volverá al Paraguay solamente en 1989, después de la caída del General Alfredo Stroessner.    

La primera parte del estudio está dedicada a listar las fuentes de la poesía de Juan Manuel Marcos recreando el contexto intelectual de sus años de juventud. Alain Saint-Saëns identifica como primeros inspiradores al padre de la poesía paraguaya Hérib Campos Cervera y sus discípulos José María Gómez Sanjurjo y Elvio Romero. Más tarde viene la amistad esencial que Juan Manuel Marcos comparte con Augusto Roa Bastos. Fundamentales también son las con Rubén Bareiro Saguier,  Josefina Plá y sobre todo su ‘hermano’ Emilio Pérez Chaves. El aporte de dos músicos es decisivo para el desarrollo de Juan Manuel Marcos: el de José Asunción Flores primero, sin ninguna duda según él ‘el más grande artista paraguayo de todos los tiempos’; y el de su compañero de lucha, el cantautor Maneco Galeano.

En la segunda parte de su ensayo, Alain Saint-Saëns profundiza el análisis de los temas que sustentan la poesía de Juan Manuel Marcos, entrelazados en la intimidad poética del creador. Así se entrechocan la fe en el hombre nuevo para su país, pero también la frustración delante el inmovilismo de la sociedad paraguaya durante los años de la Dictadura, y la angustia del tiempo suspendido en el aislamiento de doloroso exilio. El joven poeta muerto por la defensa de sus ideas inspira profundamente la poesía de Juan Manuel Marcos quien, sin embargo, apuesta decididamente por la vida.

En un extenso lado de su poesía vigorosa y emocionante, Juan Manuel Marcos confiesa la receptividad de su sensibilidad frente a la fuerza evocadora de la música, y sobre todo la de la guarania, esta ‘melodía de espacios infinitos’ con amplio poder de memoria durante las largas horas del exilio. La importancia que Alain Saint-Saëns asigna a esa dimensión justifica plenamente la tercera parte de su ensayo, donde resuenan las voces poéticas y musicales en el horizonte común de América Latina. Juan Manuel Marcos dialoga tanto con José Asunción Flores, Maneco Galeano y Mercedes Sosa como Víctor Jara y Pablo Neruda, defensores de la patria y la libertad, inmolados todos al igual que el Mariscal paraguayo Francisco Solano López quien, por su gesta y su sacrificio final durante la Guerra de la Triple Alianza, redefine según el poeta paraguayo, la causa nacional del Paraguay.

El estudio histórico, literario, musical e iconográfico de Alain Saint-Saëns es magnífico y hará época: no solamente ilumina y enriquece la lectura de una obra poética variada y multiforme, pero sobre todo alza a su autor Juan Manuel Marcos a su puesto merecido en el panteón de los poetas paraguayos contemporáneos y alumbra definitivamente el sentido de su lucha a favor de la verdad y la libertad'.

 Prof. Dr. Juan Enrique Fischer
Profesor de Historia de América Latina,
Diplomado de la Escuela
 de Ciencias Políticas de París,
Ex Embajador de Uruguay en el Paraguay

 

Los pasillos del recuerdo.

El poeta Juan Manuel Marcos, paladín de la libertad.
 

Al momento de empezar a escribir un comentario crítico sobre el libro de Alain Saint-Saëns, Paladín de la libertad. Juan Manuel Marcos poeta, esperaba guardar una actitud neutra y objetiva, pero muy rápidamente, sentí una emoción tremenda invadirme al ser trasladada de nuevo a una época cuyos protagonistas había conocido perfectamente. ¡Tan real era el relato de Alain Saint-Saëns que aun me sorprendí pensando de vez en cuando que el autor había vivido los acontecimientos que describía de manera tan precisa!

Así empecé a seguir las huellas del ‘paladín de la libertad’, Juan Manuel Marcos, desde su juventud, sobre todo bajo su faceta de poeta, en varios lugares: las salas de clase del Colegio San José de Asunción y su prestigiosa Academia Literaria, la revista Criterio y el ambiente creador del Nuevo Cancionero. A cada momento de mi lectura se abrían puertas invisibles por las cuales aparecían repentinamente figuras inspiradoras, compañeros de ruta del poeta, cuyos nombres todavía resuenan sobre la sensibilidad una generación de paraguayos que sufrió en su carne o su mente, y a veces las dos, en una época tan nefasta para la libertad.

En los pasillos del recuerdo, así pude cruzarme con el Padre César Alonso de las Heras, René Dávalos, Maneco Galeano, Josefina Plá, Elvio Romero, Augusto Roa Bastos, Rubén Bareiro Saguier, Emilio Pérez Chaves y cuantos otros. Aún me acuerdo, como si fuera ayer, de las interminables charlas compartidas con Emilito sobre París, ¡la ciudad que tanto admiraba!

Más adelante vendrán para Juan Manuel Marcos los días de prisión, la tortura, el exilio y tantas otras circunstancias.  En un momento dado, Alain Saint-Saëns nos hace descubrir los contactos enriquecedores del poeta paraguayo con las obras de poetas universales (el español Miguel Hernández, los chilenos Pablo Neruda y Víctor Jara, por nombrar solamente unos), que dan lugar a una especie de juego de espejos absolutamente fascinante con sus propios poemas. Al mismo tiempo que sigue el itinerario de Juan Manuel Marcos, Alain Saint-Saëns sabe capturar admirablemente, a través de su libro, la quintaesencia de una época durante la cual el régimen dictatorial, al no poder llegar a sujetar a los intelectuales bajo su hegemonía, buscó por cualquier medio acallarlos. 

La  dictadura estronista en el Paraguay ocasionó grande sufrimiento aun a los que no tuvieron que soportar la tortura, ni vivir en exilio o encontrar su muerte. No era fácil en absoluto para los jóvenes tratar de tener una vida más o menos ‘normal’, sabiendo que al mismo tiempo los derechos humanos estaban aplastados de manera brutal y salvaje. Al organizar eventos culturales como los festivales Mandua’ra en la Alianza Francesa de Asunción por ejemplo, verdaderos foros de opinión, la juventud intelectual, de la cual Juan Manuel Marcos fue uno de los pilares más notorios, pudo manifestar su energía rebelde. 

Todo eso puede parecer muy lejano hoy por hoy. Sin embargo, otra amenaza toma forma, también muy peligrosa, la del olvido. El libro cautivador de Alain Saint-Saëns logra la hazaña de devolver plenamente este pasado reciente. Ojalá pudiera suscitar muchas más investigaciones similares, para que la memoria de esos días ya pasados no perezca y que nunca jamás volvamos a caer en las garras de un régimen como el de Alfredo Stroessner quien, a pesar de obstinarse en confiscar nuestra libertad, encontró una durísima resistencia de parte de intelectuales y artistas de la trascendencia de un Juan Manuel Marcos.

                                               Prof. Dra. Cristina Boselli
Profesora de Lengua y Literatura Francesas,
Instituto Superior de Lenguas,
Universidad Nacional de Asunción, Paraguay

 


ALAIN SAINT-SAËNS

ha traducido del español al francés la novela de Juan Manuel Marcos,  

El invierno de Gunter.

El libro fue publicado en 2011 por la Editorial L'Harmattan en París

bajo el título, L'hiver de Gunter.

'El poeta, dramaturgo y historiador francés Alain Saint-Saëns, con su traducción sobresaliente, ha sabido unir elegancia estilística y riqueza verbal, al mismo tiempo que se quedaba muy fiel al texto que transpuso de manera admirable de una cultura a la otra.'

Ruben Bareiro Saguier,
Ex Embajador del Paraguay en Francia.
 

 


 

Alain Saint-Saëns is a poet, a playwright, a novelist, a literary critic, and a translator. He recently published three major academic studies, Luis Ruffinelli, eximio teatralizador, 1889-1973 (2018);  El trébol de cuatro hojas. Poetas paraguayos (2017); and Paladín de la libertad. Juan Manuel Marcos poeta (2017); (Paladin de la liberté. Juan Manuel Marcos poète. French version, 2015).

His books of poetry are: Cantos paraguayos. Poemas de libertad (2009); France, terre lointaine. Poèmes de l'errance (2011); Curuguaty. Poema lírico (2012); Infancias bajos los lapachos (2014); El Banquete de Tonatiuh. Poema lírico (2015); Un coin de France. Poèmes. (2016); A Bahia de todas as gaivotas (forthcoming in 2018).

As a playwright, he recently authored, The Wagon (2018); Artigas (2017); Soledad. Vida y muerte de una poeta (2016); Romeo y Julieta en el Marzo Paraguayo (2016); The Jump (2015);  Pecados de mi pueblo (2013); and, Ordeal at the Superdome (2010). Ña Celestina. Asunción madre indigna (forthcoming in 2018).

His published novels are Hijos de la Patria (2015); and Dos viudas y un huracán (2016).

He translated recently from Spanish to French, L'hiver de Gunter by Juan Manuel Marcos (2011); Ignominies. Poèmes et Psaumes by Renée Ferrer (2017); Cupidité by Maribel Barreto (2018); and Poésie Complète by Rubén Bareiro Saguier (forthcoming, 2019); from Portuguese to Spanish, Un río en los ojos, by Aleilton Fonseca (2013); from Portuguese to French, Sesmarie, by Myriam Fraga (forthcoming, 2019); from English to French, Loin, très loin de la maison de ma mère by Barbara Mujica (2005); and from French to Spanish, El hombre de todos los silencios, by Ezza Agha Malak (forthcoming, 2019).